jueves, 27 de agosto de 2015

QUÉ MANÍA CON EL FUEGO: EL ASESOR DE CANO QUE CONVOCÓ A QUEMAR TODO EN TUCUMÁN ES EL MISMO QUE DECÍA QUE IBA A HACER LO POSIBLE POR QUE EL KIRCHNERISMO ARDIERA EN LA HOGUERA DE LA INFLACIÓN

SUS ANTECEDENTES  Y DE SUS SOCIOS GOLPISTAS RADICALES, EN ESTA NOTA DEL 2010

"La conexión UCR-Nicolás Salvatore-Indec-bonos de deuda

Hace unos meses publicamos una nota titulada "Inflación: una conspiración contra todos los argentinos". En ella contábamos qué había detrás de Buenos Aires City, consultora encabezada por el economista Nicolás Salvatore y la socióloga Graciela Bevacqua, (directora del Indec en el momento de su intervención) y cuyo índice IPC City era presentado por los medios hegemónicos como el posta en la medición de la inflación; y usándolo como punta de lanza en su embestida contra el Indec.

Nicolás Salvatore saltó a la fama por una declaración suya en el Facebook:

“Este gobierno termina con el mundial, es motivo de celebración. la inflación es un fuego santo, purificador, que incendiará a todo el kirchnerismo en la hoguera. Brindo por Phi (inflación esperada) esperado!! Y no solo brindo, me voy a encargar, como todos los meses, de que Phi esperado sea alto, muy alto, recontra alto, como diría el finado Guido Di Tella”.

La presunción de objetividad de los datos que pueda aportar su consultora queda entonces algo en entredicho.

Ahora, Salvatore vuelve a saltar a la fama por ser protagonista de unos acontecimientos que tuvieron lugar en su cátedra en la Facultad de Ciencias Económicas, a resulta de los cuales terminó siendo acusado de insultar y maltratar a dos chicas. Pueden ver el relato de los hechos aquí.

Volvamos a nuestro post "Inflación...".

Una de las hipótesis que desarrollamos, es que durante la administración previa a la intervención del Indec, utilizando la "Metodología 13", se manipulaban los índices para que dieran lo más altos posible de manera tal que los tenedores de bonos de deuda ajustados por el CER cobraran más; que descubierto esto, se había procedido a la intervención.

Como naturalmente los interesados no iban a quedarse con la miel en los labios, a partir de ese momento comenzaron su ofensiva para recuperar el control de la situación. Usando la técnica del acoso mediático al Indec intervenido, vienen intentando hacer creer a la sociedad que las cifras del Indec influyen en la vida cotidiana de todos los argentinos. Esto es particularmente diáfano en las declaraciones de Estenssoro en el Senado:

Por su parte, la senadora porteña María Eugenia Estensoro calificó de “desaparecidos en la Argentina a la verdad y la información”. La legisladora de la Coalición Cívica denunció además que el “gobierno mantuvo en secreto las estadísticas violando un derecho humano básico como es el derecho a la información”.

O sea, tremebundas palabras vacías de contenido. Aparte de los bonos ajustados por el CER pocas cosas tienen su ajuste vinculado a dicho índice. De hecho, los salarios en grandes empresas se ajustan en negociaciones colectivas, las jubilaciones han ido aumentando muy por encima del índice de inflación, y los precios de acuerdo a oferta y demanda ("qué te puedo cobrar..."). Sin embargo, mediante estas operaciones mediáticas, lo que se intenta es desestabilizar a través de la generación de inflación por expectativas, "el Phi esperado" del que habla Salvatore en sus incendiarias palabras.

De todos modos, la del ajuste interesado de la inflación para favorecer a los bonistas es una hipótesis; no había aparecido aún la "pistola humeante" en el lugar del crimen.

Y si bien aún no apareció, comienzan a haber indicios de rastros de pólvora en las manos de algunos, ahora veremos cómo. Para ello, volvamos a la actualidad.

Salvatore, al dar su versión de los hechos de los que fue protagonista hace unos días en la FCE, dice que se va a presentar voluntariamente para que lo investiguen ..."Y adelantó que se presentará con el patrocinio del abogado y diputado radical Ricardo Gil Lavedra."

Humm. O sea, "mi abogado es Gil Lavedra". Sin pensarlo.

Se conoce a Gil Lavedra  por su participación como fiscal en el juicio a las juntas; eso suele tapar todo, y resulta casi de mal gusto fijarse en otras cosas. Pero con el paso de los años, uno se da cuenta que muchos de los protagonistas de ese entonces llegaron a ese lugar por reparto, por formar parte del escalafón en el momento preciso; y si bien puede que hayan cumplido con su deber -como era su obligación por otra parte-, las historias de cada protagonista siguen después de esos hechos, como tenían una historia anterior a los mismos. Como se hizo público hace poco, Strassera fue fiscal durante la dictadura, y los datos sobre su papel no parecen ser alentadores; por no hablar de Carrió.

Gil Lavedra. Publicamos hace tiempo una nota sobre él, en la cual contábamos por ejemplo que en su declaración jurada de bienes, era el "más rico" del gobierno de la Alianza, y nos preguntábamos sobre si el origen de esa fortuna personal fueron determinados casos en los que tuvo participación. Ahora Niapalos nos brinda un ejemplo actualizado, sobre un juicio que hace Binner a Nación por fondos de coparticipación. Binner encargó su trámite a Gil Lavedra, a pesar de contar con una extensísima nómina de abogados del Estado en Santa Fé. Hablamos de mucha mucha plata, y todo el asunto tiene un aroma arrebatador de industria del juicio.

Y ahora el nombre Gil Lavedra aparece, así, espontáneamente en boca de Nicolás Salvatore como su abogado natural en un caso que puede ser algo escandaloso, pero, qué quiere que le diga, parece menor.

Si uno se pone a revisar, ve que Nicolás Salvatore es sacado a pasear con profusión por la UCR, por ejemplo aquí, y,  naturalmente, en la audiencia pública convocada por el Senado para tratar el tema del Indec, que fue publicitada por la página de Morales con el cínico título de ¿Qué Indec necesita el país?.

O sea, Salvatore, el que declara públicamente su intención de manipular los índices de inflación para perjudicar a un gobierno, es uno de los expertos convocados permanentemente por la UCR para todas sus actividades, y en particular, para hablar sobre el Indec. Y ahora, cuando se mete en un lío ajeno a todo esto, dice inmediatamente ser patrocinado por Ricardo Gil Lavedra.

¿Por qué?

Quizás tengamos una clave en esta nota de Horacio Verbitsky de mayo del 2002, sobre las negociaciones con el FMI durante el gobierno de Duhalde:

...De ahí el asombro del ministro de Economía, Roberto Lavagna, cuando preguntó al Banco Central con qué abogados del FMI debían comunicarse los del ministerio para aclarar un par de puntos confusos en el proyecto de ley reclamado por Anne Krueger. “Emilio Cárdenas y Ricardo Gil Lavedra”, le contestaron. De Gil Lavedra no se conoce un interés personal directo en el caso, aunque su previo desempeño como ministro de Justicia del gobierno responsable de la catástrofe hubiera reclamado mayor recato a la hora de asesorar a los auditores internacionales que no cesan de prometer penurias y pesares al país.

A ver la secuencia. Megacanje. Default. Canje de deuda. Bonos. Bonos ajustados por el CER. Y omnipresente Gil Lavedra, como ministro de la Alianza, como abogado del FMI, como abogado de Nicolás Salvatore. ¿Y qué enseña Nicolás Salvatore en la facultad? Mercado de Capitales. O sea, acciones... bonos. Mmmm...

Y ahora, el Senado opositor intenta imponer que el Indec vuelva a las autoridades anteriores a la intervención, o sea, Graciela Bevacqua, socia de Nicolás Salvatore en Buenos Aires City, y con ello, a la aplicación de la Metodología 13, sospechada de ser aplicada para favorecer a los bonistas y perjudicar al Estado argentino. Y éste es en realidad el único objetivo de todas las operaciones mediáticas que soliviantaron a la opinión pública con el tema del Indec, como en su momento lo hicieron con el tan temido "riesgo país" en el 2001. En ambos casos la pieza codiciada es siempre la misma: apropiarse de la Argentina de una vez y para siempre. Y "políticos" como Gil Lavedra, y partidos como la UCR, están siempre ahí, del lado de los apropiadores, sin ningún tapujo.

Como dice Verbitsky, sin mayor recato."

lunes, 17 de agosto de 2015

HACE 165 AÑOS

..."Una noche llegamos a Boulogne sur Mer; nos alojamos en una posada al lado del puerto. He de decir que la elección no fue maravillosa, porque aquello olía a pescado como si estuvieras en la bodega de un pesquero. A la mañana siguiente, después de desayunar, mi madre me abrigó un poco, y salimos. En un momento, sin ningún motivo aparente porque supuestamente habíamos salido a pasear, se detuvo ante una gran casa y llamó a la puerta. Nos abrió un criado y nos hizo pasar como si nos esperaran. Cuál no sería mi sorpresa al ver que la cabellera plateada que brillaba por encima del respaldo de un sillón ¡era la de mi amigo argentino! Mi madre conversó con él un rato, y como si se tratara de una cita preestablecida, le dijo donde nos alojábamos y me dejó con él. Inmediatamente vino su criado y nos indicó que la comida estaba lista, así que nos sentamos a almorzar. Noté con tristeza  que le costaba mucho distinguir las cosas de la mesa, a pesar de que el comedor era muy luminoso; además, cada tanto tosía de una forma que no presagiaba nada bueno. Terminamos de comer y me propuso que saliéramos a pasear por Boulogne. Mientras andábamos, íbamos hablando de sus nietos, de los distintos países que había conocido, me contó que había nacido en el trópico, me habló de caballos y de mulas... Después de un rato de caminata nos fuimos a mirar las obras de la basílica nueva, que hacía no se cuantos años habían comenzado, y todavía estaban en veremos en muchos aspectos. Le cuento que de tan grande que es recién hace muy poco la terminaron, no sé, ahora hará diez años, y recuerde que le estoy hablando de algo que ocurrió hace casi treinta.  En realidad, que fuimos a mirar es un decir, porque el pobre hombre apenas veía ya, así que me pedía que le describiera la construcción, y yo le iba contando, parte a parte, detalle a detalle, sobre todo las cosas que estaban más arriba, o más lejos. En realidad, tampoco es que le interesara la cosa religiosa en sí misma; más bien se pasó el tiempo que estuvimos allí haciendo comentarios jocosos tales como que los curas iban aviados si pensaban que haciendo cosas así iban a estar más cerca de Dios, “siempre y cuando lo haya” agregó en voz baja, con una sonrisa pícara, mirándome con esos ojos medios achinados, que aún casi ciegos, despedían chispas de vivacidad e inteligencia. “Seguramente están más cerca de Dios los monjes que aquí cerca hacen el Calvados, o el Benedictine, aunque, joven Monet, usted tiene toda la vida por delante para comprobarlo, y sacar sus propias conclusiones”. Reflexionó un momento, y se le ensombreció el rostro mientras siguió hablando. “Y no quiero ni pensar en la cantidad de hombres que han muerto estos años en una construcción tan grande como la que veo a través de sus ojos, por algo que casi no sirve para nada,  más que para que cada tanto la gente se mate, pase hambrunas, y venga aquí, a pedir perdón por cosas que no ha hecho, a alguien que es en gran parte culpable de sus males. Quizás en el futuro sea diferente, y entonces estos sitios sirvan para que la gente venga a discutir de sus cosas, y pueda decidir libremente sobre su destino, o simplemente, como la noche en que usted y yo nos conocimos, para escuchar algo de música, ¡aunque sea a dos viejos decrépitos tocando unas desvencijadas guitarras!”. Nos quedamos en silencio; después de un rato, bajamos caminando hacia el puerto; mi amigo argentino iba inmerso en sus pensamientos; mientras tanto, yo tenía que vigilar, porque el suelo estaba húmedo y estaba aterrorizado de que mi casi invidente compañero resbalara en alguna de las piedras y se hiciera daño. Finalmente llegamos abajo sanos y salvos. Después de caminar un rato junto a la orilla, nos sentamos junto al borde del agua, así como estamos ahora usted y yo, bueno, con la diferencia por supuesto de que aquello es La Mancha, y, como le diría, por más que fuera verano, por las tardes  el cielo se pone plúmbeo, el agua se va acerando, como solidificando casi, y las olas parecen burbujas de lava helada, y entonces hay que abrigarse, porque sino amigo mío...¡uno se puede poner hasta tísico! Mi amigo se subió el cuello de la gastada levita y recorrió con la poca mirada la magnífica rada de Boulogne. “¿Ve la fortaleza allí en lo alto? Allí estuvo arrestado Luis Napoleón hace unos años, cuando desembarcó de Inglaterra e intentó derrocar a Luis Felipe. Es curioso; para él Boulogne era el puerto de llegada; el mar a sus espaldas, toda Francia, incluso toda la historia puedo imaginar que pensaría él, por delante”. Permaneció en silencio por unos instantes. “En cambio para mí, y más temprano que tarde, será sin dudas el puerto de partida. Francia quedará atrás, como todo en la vida ¿Cuál será mi destino? ¿Cuál de todos esos será mi barco, joven Oskar?”. Entrecerró los ojos, se quedó callado por un rato; cada tanto, un gesto de contrariedad, casi de dolor le diría, le recorría el rostro. Yo no sabía que decir, ni que hacer, así que le toqué suavemente la mano. Respiró profundamente, y siguió hablándome con voz muy queda. “Hay veces que me siento aquí joven amigo, sencillamente a pasar la tarde, y como casi ya no veo, la gente son sólo sombras que pasan, voces en un paisaje en penumbras, y sólo puedo imaginarme los barcos; y en esa tarea  ilusoria me duermo un poco, y entonces mis sueños de viejo cansado se confunden con ensoñaciones de tiempos pasados, y comienzo sin querer a revivir episodios de mi vida; los paisajes y países tan diversos que ví y que sin embargo no conocí; las caras de esos desconocidos en nombre de los cuales uno creía que  luchaba; mujeres, ancianos y niños que, cuando nos veían pasar, en realidad no tenían ni idea de qué estábamos haciendo ni porqué; y de pronto el sueño me conduce a alguna batalla; pero ya no puedo sentir la excitación del momento, la que a uno le hace acometer, alentar, decidir en un instante; ese sentimiento que le hace a uno pagar con vidas ajenas y arriesgar la propia porque el fín supuestamente lo merece; en la memoria sólo quedan el ruido, el hedor de la mezcla de barro y sangre, los gritos de dolor; incluso algunas veces me despierta el chasquido de los huesos al romperse, los oigo en mis oídos muertos como si ocurriera aquí mismo... Quizás esté pagando el precio ahora porque después de aquello he visto tanto, porque conocí y traté con las personas encargadas de gestionar las diversas libertades que fueron ganando todos los que lucharon junto a mí, en África, en Europa y en América, ver que lo que para nosotros significaron años de esfuerzo, de vidas malogradas, para estas personas poderosas de allí y de aquí habían sido solamente decisiones circunstanciales, conveniencias del momento. Y lo terrible es que después de toda esa lucha parece como si no se pudiera parar; porque por más que uno trata de ir mostrándole a la gente por qué se ha peleado con las armas y  por qué a partir de un determinado momento ya se debe seguir con las palabras y sólo con las palabras, no hay caso; al principio uno cree que lo ha logrado, que ha conseguido apaciguar a la bestia, pero no es así; ésta ya ha olido sangre, y se revuelve contra todo, y primero son los destierros, y después son los encarcelamientos, y los fusilamientos, hasta terminar cortando cabezas como ahora, una interminable siega sangrienta que sólo siembra futura revancha, porque la bestia difícilmente olvida...”. Volvió a quedarse callado, ahora con los negros ojos muy abiertos. De pronto, le dió un fuerte acceso de tos; al ver que no paraba  intenté ayudarle golpeándole un poco en la espalda, pero como aún así seguía tosiendo me levanté y –esas cosas que hacen nuestras madres con uno- le alcé los brazos. Quizá por la sorpresa ante mi familiar comportamiento, o porque estos remedios maternos son realmente efectivos, la tos se le transformó primero en una risa sofocada –pensé que se ahogaba- para que finalmente la crisis se le diluyera en una leve carraspera. “Pare pare amigo mío” me dijo reponiéndose poco a poco entre carcajadas ligeras, mientras se deshacía de mis manos que se empeñaban en mantener en alto las suyas, “que van a pensar que somos Josué y el viejo Moisés, y ni yo soy tan santo varón, ni usted tiene la traza ni la edad de ese sanguinario de Josué”. Le pregunté si se sentía mejor, asintió suavemente con la cabeza y apoyó su mano sobre la mía. Se aclaró un poco la voz y siguió hablando. “Cuando me atrapa ese estado de sopor del que le hablaba, en el que revivo esos hechos a veces tan amargos, intento por ejemplo recordar algunas de las piezas que he aprendido a tocar con mis amigos españoles en París, o algún nocturno de Chopin; así logro a veces que los gritos y la desesperanza cedan, y dejen paso a otra idea, que es la de que en el balance, uno ha tenido una buena vida”. El gesto se le relajó casi totalmente, aunque había un poso de tristeza en el tono de su voz. “Sí joven amigo, dentro de ciertos límites he hecho siempre lo que he considerado que debía hacer, y he dicho lo que creía que debía decir en cada momento, y eso tiene para mí un valor supremo. Podría haber dirigido ociosos ejércitos aquí y allá, y haberme dedicado a la caza de damas, honores y fuentes bien surtidas por los pueblos de más de un país, hasta que mis posaderas no hubieran cabido en el sillón que me fuera destinado. Pero no habría sido yo, sólo sería una cáscara vacía con mi cara, puesto que mi alma se habría volado entre plato y plato. A cambio, me hubiera perdido todo lo que he aprendido de todas las personas que he conocido a lo largo de estos años; personas que con su acción u omisión me han enseñado como se construye la historia. ¿Recuerda la ocasión en que nos conocimos? En esos salones he podido entrever como será el futuro de mi país, en lo bueno y en lo malo. Allí había gentes de diversos países, personas que, como yo mismo, hemos estado en campos opuestos en más de una batalla, ¡incluso algunos habíamos luchado contra Francia! Y sin embargo, el hecho de que estuviéramos todos juntos allí, en cívica concordia, no significa casi nada, sólo una especie de tregua, porque nadie cambia de parecer, la mayoría solamente trata de adaptar el curso de los hechos a sus designios, los buenos siempre serán buenos, y los otros...” Comenzó a incorporarse lentamente, casi usándome como bastón. “ Y además, si me hubiera ido, no estaríamos aquí ahora mismo, y por nada del mundo me hubiera perdido esta tarde en la que he tenido el privilegio de su compañía”. 

Volvimos charlando animadamente, las sombras que habían nublado el noble rostro de mi amigo argentino habían desaparecido. Mientras caminábamos lentamente rumbo a su morada, me iba preguntando sobre si seguía dibujando, que temas había elegido, si iba a alguna academia, si había vuelto a ver a Delacroix, y cosas así, todo esto con un sincero interés que me halagaba tanto como la primera vez que nos vimos. Cuando llegamos a su casa era casi de noche; mis padres me esperaban en la puerta, algo intranquilos por la suerte que hubieran podido correr un niño y su casi invidente héroe en la húmedas calles de Boulogne-sur-mer. Nos despedimos afectuosamente; mi padre le dijo que hacia el final del verano pasaríamos otra vez cuando volviéramos de Calais camino de Le Havre; mi amigo me miró y me estrechó  la mano de una forma especial, como si quisiera aprehender, retener el tacto de mi mano. Mientras nos alejábamos, recuerdo que su enhiesta silueta se recortaba contra las luces que teñían de amarillo la espesa niebla; antes de que desapareciera del todo del alcance de nuestra mirada, un criado le ayudó a entrar en la casa.

Pasamos casi un mes en Calais; mi padre tenía que arreglar asuntos de diversas mercancías provenientes de Inglaterra para la tienda de mi tío, y había problemas con los aduaneros y con los transportistas, así que el tiempo fue pasando imperceptible pero inexorablemente. Para aliviar la espera, salíamos a pasear con mi madre por el campo o por el puerto, si en Boulogne había muchos barcos, aquello ya era la locura; creo que de haberlo intentado uno podría haber llegado a Dover caminando de embarcación en embarcación. Yo intentaba sentarme a dibujar, pero había algo que me lo impedía, una cierta tristeza me embargaba el corazón, como un presentimiento. Finalmente mi padre terminó sus obligaciones, y emprendimos nuestro regreso a casa. Llegamos a Boulogne de noche, y nos alojamos en la misma posada en donde habíamos parado a la ida. A la mañana siguiente fuimos a la casa de mi amigo. Llamamos a la puerta varias veces, pero nadie contestó. En mi impaciencia de niño eché mano al cerrojo y para mi sopresa, la puerta se abrió. Antes de que mi padre pudiera detenerme, yo ya había entrado. La casa estaba vacía. No le hablo de que no hubiera muebles ni nada por el estilo, sino de que cuando entré, supe que el alma que habitaba aquella casa ya no estaba; se había ido ¿comprende? Recuerdo que la luz entraba a raudales por las ventanas, era una brillante mañana de sol de finales de agosto. Mi padre, que había entrado detrás de mí, llamó un par de veces, sólo nos respondió el eco de nuestros propios pasos sobre la encerada tarima. Cuando salimos, mi padre fue a preguntar a algún vecino si conocía la suerte de mi amigo argentino, el héroe de las hordas de plateada cabellera. Cuando volvió, me dijo vagamente que se había mudado y que nadie sabía donde. Mi padre, tan riguroso y exacto siempre que decía algo, no sabía mentir; en su falta de respuesta supe que finalmente, mi amigo había sabido cuál era su barco y se había embarcado en él. Mientras le cuento esto, puedo imaginarlo apoyado en la bordilla, la plateada cabellera agitándose con las ráfagas del viento marino; su erguida figura recortada contra el plúmbeo cielo de la Mancha; veo su silueta empequeñeciéndose mientras su barco se aleja en el horizonte. Como él había predicho, Boulogne-sur-mer había sido su puerto de partida."

(Extracto de "Encuentro en Argenteuil", imaginado hace casi 20 años por quien esto firma)

RH

domingo, 16 de agosto de 2015

LA EDAD NO ES EXCUSA

Natalio Botana fundó Crítica con 25 años.
Nadie le pidió diplomas ni curriculum para, con esa edad, comenzar una carrera dedicada a arruinarle la vida a la mayoría de los argentinos.
Tal como lo hacen sus émulos de hoy, los gordos, y los cadavéricamente flacos.
Comenzó con 25 años.
No era hijo de un ministro.
Era un hijo de puta.

jueves, 13 de agosto de 2015

DE LAS INUNDACIONES TAMBIÉN ES CULPABLE "LA JUSTICIA"

DE LAS INUNDACIONES TAMBIÉN ES CULPABLE "LA JUSTICIA"

Si Chabán se pudrió literalmente en la cárcel,

¿POR QUÉ NO SE PUDREN EN LA CÁRCEL LOS QUE HICIERON CANALES CLANDESTINOS Y LOS QUE BLOQUEARON EL PASO DEL AGUA CON URBANIZACIONES AMURALLADAS "POR LA INSEGURIDAD"?

¿Cuál es la diferencia? Sí, hay diferencias.

LOS DE LOS CANALES SON PEORES.

Porque lo de la bengala podía no ocurrir. PERO QUE LLUEVA FUERTE ES INEVITABLE. IBA A OCURRIR SÍ O SÍ.



Acá sin embargo la "justicia" sigue imperturbable, a pesar de que ahora se sabe que YA HAY DENUNCIAS PENALES CONTRA LOS CANALES CLANDESTINOS, Y "LA JUSTICIA" SE QUEDÓ MIRANDO.

(como lleva décadas mirando uno detrás de otro los delitos de Mauricio sin que se les mueva un pelo)

Ay sí, a la Corte Suprema le conmovió mucho lo del Riachuelo, nombraron un juez a dedo que inmediatamente nombró a a familiares suyos para hacer las obras, se paralizó....¡y el juez sigue siendo juez HOY, años después!

A ver si se entiende.

El Estado, cualquiera, nacional, regional, local, pueden planificar, denunciar. Pero para entrar en el campo a intervenir tenés que tener una orden judicial SÍ O SÍ. Y si entrás, te sacan "cautelarmente" SÍ O SÍ.

TODOS LOS MALES DE ESTE PAÍS PASAN POR LA INEXISTENCIA DE JUSTICIA. UN PODER JUDICIAL OCUPADO POR CÓMPLICES DE LOS MÁS VARIADOS DELITOS, Ahora, después de 20 años, se pusieron una pila con los DDHH, tácticamente, para poder seguir medrando con todo lo demás.

El irresponsable de Macri acaba de boquear que, si es elegido presidente, iba a recurrir a la "presión ciudadana" para que renunciaran Gils Carbó y Vanoli.

¿Presión ciudadana dijiste? No lo creo muy posible. Pero creo que sería hora de evaluar es una suerte de insumisión parcial, que obligue a la reflexión, a quienes desde dentro de esa estructura de poder podrida tengan real voluntad democrática, a la reflexión y a la acción.

No se puede seguir mirando, impávidos.

Sino EL AGUA NOS VA A TAPAR A A TODOS.

RH

EN RECOLETA SE NOS CAGAN DE RISA

Los que "protestan" porque la hija de Rossi tenga un cargo -a pesar de tener todos los diplomas necesarios- babearon hasta el orgasmo cuando LA HIJA DE UN MIEMBRO DE LA DICTADURA SE HIZO REINA DE HOLANDA POR CASARSE CON EL HIJO DE UNOS REYES.

Hay que empezar a reírseles en la jeta, de verdad. Felices, relajados, REÍDOS, es como mejor seguiremos adelante.

RH

miércoles, 12 de agosto de 2015

INFLACIÓN Y PRECIOS

Está hablando Augusto Costa con Roberto Caballero sobre precios y sobre inflación. Me parece maravillosa esta generación que emerge de una enseñanza de la economía absolutamente "ortodoxa" (entrecomillo porque quienes dicen ortodoxo no tienen ni idea de lo que era enfrentarse a Atanasio de Alejandría) (ni yo tampoco, por suerte), pero creo que aún debe darse EL GRAN PASO, que es decir "esa inflación de la que usted habla no existe".

Usté acaba de leer y piensa, este tipo está loco. Sísí, es así, pero aún así, los locos suelen decir la verdá (cierto es que lo dice cierta prensa) pero me explico. Si usté agarra los miles de comercios que hay en la Argentina y ve que un mismo producto, de la misma marca, de la misma presentación, está a 100 precios diferentes, hay algo que podría denominarse "dispersión de precios", pero no inflación. Debería comenzar a "realizarse", en el sentido anglosajón del término, una suerte de asunción, de que lo que ocurre es algo más cercano al caos que de otra cosa más, ejem, "ortodoxa".

Y ese caos es lo que el mal, los malos buscan. Y es la comprobación, constatación demostración de que afrontamos algo PROVOCADO.

Porque más allá de que algunos se hayan estoqueado y especulen, en su mayoría compraron su producto a precios similares. Y si los venden cada uno a precios diferentes, algo fuerte pasa. Algo, en su suelo "inconsciente" y en su horizonte "idem" se mueve constantemente.

Los jodidos medios.

Sigue hablando Augusto Costa de esas cosas, tiene total consciencia... aunque uno lo ve tan chico.... ¿no debería venir el papá?

RH

domingo, 9 de agosto de 2015

KIRCHNERISMO

Sospecho que habrá paliza,- aún no es hora- pero ya me irritan cosas que dicen "expertos" como Roberto Bacman , que creo que efectivamente es un expero sin comillas, pero el deliro es lo dicho, que dice algo así como que el mensaje de Scioli es desarrolista, lo cual es para "los peronistas no kirchneristas".

Debemos vivir realidades diferentes."Peronistas no kirchneristas" no son desarrolistas. No son nada. Son apenas neoliberales de tribu que boquean pero no hacen nada más que endeudar y favorecer a sus amos trasnacionales.

Acá, desde los 50, el único gobierno que intenetó re-implantar una industria nacional, dentro de los límites marcados por la globalización y -o paradoja- limitación que eso supone al acceso de conocimiento, y, sobre todo de patentes, es éste.

Que es kirchnerista.

Por cierto, me da por las pelotas escuchar a Marangoni diciendo que "el candidato gana por las propuestas que hace y en octubre blabla". 

El candidato gana porque los KKKK dejaron su piel y si vida 12 años .

Sin estos 12 años no habría propuestas PORQUE NO HUBIERA HABIDO PAÍS.

No empiecen a olvidarlo ahora, porque me voy a vivir al outback australiano (ver Uluru)


RH

PD: había titulado esto "kirchnerismo y nada más", pero me di cuenta que podía inducir a confusiones, como que niego el carácter peonista al kirchnerismo . Lo que niego es el carácter peronista al peronismo no kirchnerista.

viernes, 7 de agosto de 2015

ALEA JACTA EST

Todavía quedan 4 meses de Esa Persona Única Que (la lista la puede componer Usté).

Pero a partir de la noche del domingo ya tendremos una idea de quien/es siguen.

Epifanía de reciencito mismo: 

"Esto va a ser como dar vuelta medias: Esa Persona Única Que tuvo una presencia tan fuerte, que todo pareció  y hasta parece posible, y todos parecimos hermanos. Pero ahora, después de 12 años, Mamá Se Va De Casa a tomarse un respiro y los hermanos que fuimos unidos porque esa fue la ley primera nos quedaremos todos juntitos en un departamento relativamente grande pero que no deja de ser un departamento y somos muchos, estamos más grandes que cuando Mamá Nos Parió, la Mirada De Mamá no estará para hacer callar casi antes de hablar a quien fuera a decir una pelotudez así que veremos.

No sólo veremos: ya estamos viendo un poco de lo que escondía esa media cuando la dimos vuelta para hacer el par. 

Somos todos familia, pero Mamá Se Va y habrá que ver cómo nos portamos.

Lo que sea, será que debía ser.

Mamá Hizo lo Que Pudo, que es HISTORIA, única en estos 200 años.

Queda por saber si fue Por Su Querida Presencia, o si encarnó algo que está en casi Todos y casi Todas."

En cualquier caso, empiezo como termino:

ALEA JACTA EST

RH