jueves, 17 de abril de 2014

UNA REVOLUCIÓN RUIDOSAMENTE SILENCIOSA

Pensamiento recurrente cuando veo el canal Encuentro, que ahora, incremento.

La sentencia era la siguiente: un gobierno que hizo el canal Encuentro no puede ser malo.

Y ahora, con ustedes, la re-reflexión: está siempre de fondo la discusión de si este es un gobierno revolucionario, y siempre lo que ronda es que no, que bueno, es lo que hay.

Pero yo creo que sí es revolucionario, y mucho.

Está lo de siempre, lo de que "sus enemigos", dan cuenta de su característica por lo menos "incómoda".

Lo que pasa es que la revolución que puso en marcha y sigue acelerando este Gobierno es, como te diría... ruidosamente silenciosa. Hay cosas que uno da por hechas, pero de dadas por hechas no tiene nada. Por ejemplo, en la página de Encuentro o de Conectar podés bajarte todos los contenidos gratis, más de 3000 vídeos, producciones todas bancadas por el Estado y el pueblo argentinos. O el Fútbol para todos, que podés verlo gratis en la tele, pero también por internet. Pero no sólo acá, podés verlo gratis en cualquier parte del mundo. Eso que se considera normal, no lo es, porque el canal franco-alemán Arte, público, que podría ser un equivalente a Encuentro, no podés verlo afuera por internet, ni la repetición de los goles españoles en los diarios, "contenido no disponible por su situación geográfica".

Ahora bien, esto que damos gratis... a los poderes "les falta". Y ahí está lo revolucionario, y lo que explica el odio. Las nuevas tecnologías y la comunicación son lo que realmente les duele, lo que realmente mueve las grandes cantidades de plata. Sino, sería inexplicable que tipos tan pero tan inútiles, "buenos para nada" dirían en español neutro, como Nelson Marcelo Bonelanata cobren cientos de miles de pesos al mes por sus mediocridades. No inventaron nada. No curan nada. No saben nada, ni de política, ni de economía, ni del manual de buenas prácticas sicarias. Y sin embargo, para sus amos, valen lo que cobran, porque en ese territorio, el de la comunicación de masas y de la tecnología es donde se deciden las cosas y donde se mueven las grandes masas de guita.

Lo del fútbol para todos es una gran pérdida para ellos, y lo de lo que podés ver en Encuentro y Paka Paka, y también el plan Conectar Igualdad, tremendas revoluciones de verdad, con consecuencias que los enemigos de esta revolución ruidosamente silenciosa conocen, que son imperecederas diría. Toda una generación que sabe que "se puede", que si estaban antes como estaban no era porque "no se podía" sino porque había y hay unos poderes que "NO QUERÍAN", que son los que los quieren ver postrados.

Los quieren de ejército disponible de desocupados. De seguridad privada en los countries nordélticos. De trapitos "que te cuidan".

No es una revolución muy escandalosa, oiga. De momento, encara la parte de la distribución, de mejorar las condiciones generales de vida de una sociedad que lo había perdido todo, sus medios de subsistencia, su salud física y mental, sus líderes, modelos, formadores. Todo. Y frente a esa sociedad, unos poderes que lo habían acumulado todo.

Esos poderes se sienten y son amenazados en terrenos en los que les va casi su subsistencia, lo saben, Y de ahí tanta sicaria furia.

Algo estaremos haciendo.

RH

lunes, 14 de abril de 2014

LACLAU

CRISTINA, LA MIRADA DE CLARÍN Y LA NACIÓN Y SUS ESCLAVOS GLANDULARES SOBRE TODOS NOSOTROS

Laclau:

"No es verdaderamente revolucionario quien busca como reaseguro de sus actos alguna forma de consenso, justamente por edificar su acción sobre el sentido profundo de los procesos históricos, el revolucionario debe renunciar de antemano a cualquier consenso en la superficie. Lo primero que debe hacer un político revolucionario que no juegue simplemente a serlo es construirse una piel de elefante que le permita soportar sin pestañear la calumnia y la violencia y acostumbrarse a andar por el mundo sin sobretodo”.

(Citado hoy en P12 por por Paula Biglieri *, Gloria Perelló ** y Fiorella Canoni ***)


Podría decirse que la muerte de Laclau nos recuerda que lo que antes era una necesidad, ahora ya es una obligación:

Seguir pensando.


RH

domingo, 13 de abril de 2014

MARTIRIO, CORTÁZAR... UNO

La cosa es que fui nomás a ver a Martirio, una intérprete extraordinaria oiga, de esas que realmente interpretan (ay, cuánto echo de menos la cursiva en fsb...). Fíjese que hizo una versión de Llorona que fue prácticamente en 3D, que no sé si se entiende señor o señora según. Uno, en palabras martirias, vio todo lo descrito y sintió todo lo sentido en esa canción. Recordé-una vez más en estos mártires días- que a mí Martirio me había chocado un poco cuando al pasar yo la oí, fines de los 80 en Madrí, con su estética kitsch y el flamenco pop o similar que a mi malentender ella practicaba. Después fui cayendo en que lo mío fue puro prejuicio y me fui entregando, de lejos sí, pero seguro a esa estética, a pesar de no, cómo decirlo, consumirla (esa cursiva que falta, aaayyy). Y ahora, casi que me pondría una de esas peinetas, inaugurando un género más en estas diversidades, varón hetero que usa peinetas hechas con otras cosas que normalmente no se usan para hacer peinetas.

Y así me pasa con muchas cosas, que las pienso, me recuerdo y pienso pero qué tipo (insultos variados, escoja el o los que quiera).

Pero a la vez me alegro de haberle ganado a ese prejuicio, a cada uno de ellos; de ahora ser, por lo menos en ese sentido, mejor.

Lo que quiero decir es que caí en que, desde que uno nace, y quién sabe si desde la concepción, uno es un pack, un combinado de prejuicios, y desde ese momento, uno, si tiene suerte como yo la tengo, intenta ir reconociéndolos como tales, afrontarlos, enfrentarlos y derrotarlos, por dentro y por fuera, e incluso, con un poco de suerte, des-existirlos, que apenas quede el rastro de una mancha. Aunque no conviene del todo, está bueno tenerlo ahí para poder reconocer los otros prejuicios que van a ir manifestándose cada vez que puedan. y ahí otra vez, y reconocerlos, enfrentarlos, etc etc.

Una gran noria de des-prejuzgar desde el sano juicio (me siguen faltando las cursivas).

Rizando el rizo, bucleando vamos, pensé que yo había leído y creído y creo aún que la cultura es un sistema de categorías y planes, pero noto esta noche que quizás la verdad sea que eso, lo de las categorías y los planes, no sea más que un eufemismo para enmascarar la verdad de las verdades, que la cultura más bien es un enorme compilado de prejuicios mire lo que le digo. Pero eso por supuesto lo han escrito en mejores palabras los antropólogos culturales y los sociólogos que acá seguro que son varios.

Y puede que la lucha sea vana, como nos cuenta don Julio que en este texto nos describe a la perfección lo que yo dificultosamente apenas balbuceé.

LUCAS, SUS LUCHAS CON LA HIDRA

Ahora que se va poniendo viejo se da cuenta de que no es fácil matarla.

Ser una hidra es fácil pero matarla no, porque si bien hay que matar a la hidra cortándole sus numerosas cabezas (de siete a nueve según los autores o bestiarios consultables), es preciso dejarle por lo menos una, puesto que la hidra es el mismo Lucas y lo que él quisiera es salir de la hidra pero quedarse en Lucas, pasar de lo poli a lo unicéfalo. Ahí te quiero ver, dice Lucas envidiándolo a Heracles que nunca tuvo tales problemas con la hidra y que después de entrarle a mandoble limpio la dejó como una vistosa fuente de la que brotaban siete o nueve juegos de sangre. Una cosa es matar a la hidra y otra ser esa hidra que alguna vez fue solamente Lucas y quisiera volver a serlo.

Por ejemplo, le das un tajo en la cabeza que colecciona discos, y le das otro en la que invariablemente pone la pipa del lado izquierdo del escritorio y el vaso con los lápices de fieltro a la derecha y un poco atrás. Se trata ahora de apreciar los resultados.

Hm, algo se ha conseguido, dos cabezas menos ponen un tanto en crisis a las restantes, que agitadamente piensan y piensan frente al luctuoso fato. O sea: por un rato al menos deja de ser obsesiva esa necesidad urgente de completar la serie de los madrigales de Gesualdo, príncipe de Venosa (a Lucas le faltan dos discos de la serie, parece que están agotados y que no se reeditarán, y eso le estropea la presencia de los otros discos. Muera de limpio tajo la cabeza que así piensa y desea y carcome). Además es inquietantemente novedoso que al ir a tomar la pipa se descubra que no está en su sitio. Aprovechemos esta voluntad de desorden y tajo ahí nomás a esa cabeza amiga del encierro, del sillón de lectura al lado de la lámpara, del scotch a las seis y media con dos cubitos y poca soda, de los libros y revistas apilados por orden de prioridad.

Pero es muy difícil matar a la hidra y volver a Lucas, él lo siente ya en mitad de la cruenta batalla. Para empezar la está describiendo en una hoja de papel que sacó del segundo cajón de la derecha del escritorio, cuando en realidad hay papel a la vista y por todos lados, pero no señor, el ritual es ése y no hablemos de la lámpara extensible italiana cuatro posiciones cien vatios colocada cual grúa sobre obra en construcción y delicadísimamente equilibrada para que el haz de luz etcétera. Tajo fulgurante a esa cabeza escriba egipcio sentado. Una menos, uf. Lucas está acercándose a sí mismo, la cosa empieza a pintar bien.

Nunca llegará a saber cuántas cabezas le falta cortar porque suena el teléfono y es Claudine que habla de ir co-rrien-do al cine donde pasan una de Woody Allen. Por lo visto Lucas no ha cortado las cabezas en el orden ontológico que correspondía puesto que su primera reacción es no, de ninguna manera, Claudine hierve como un cangrejito del otro lado, Woody Allen Woody Allen, y Lucas nena, no me apurés si me querés sacar bueno, vos te pensás que yo puedo bajarme de esta pugna chorreante de plasma y factor Rhesus solamente porque a vos te da el Woody Woody, comprendé que hay valores y valores. Cuando del otro lado dejan caer el Annapurna en forma de receptor en la horquilla, Lucas comprende que le hubiera convenido matar primero la cabeza que ordena, acata y jerarquiza el tiempo, tal vez así todo se hubiera aflojado de golpe y entonces pipa Claudine lápices de fieltro Gesualdo en secuencias diferentes, y Woody Allen, claro. Ya es tarde, ya no Claudine, ya ni siquiera palabras para seguir contando la batalla puesto que no hay batalla, qué cabeza cortar si siempre quedará otra más autoritaria, es hora de contestar la correspondencia atrasada, dentro de diez minutos el scotch con sus hielitos y su sodita, es tan claro que le han vuelto a crecer, que no le sirvió de nada cortarlas. En el espejo del baño Lucas ve la hidra completa con sus bocas de brillantes sonrisas, todos los dientes afuera. Siete cabezas, una por cada década; para peor, la sospecha de que todavía pueden crecerle dos para conformar a ciertas autoridades en materia hídrica, eso siempre que haya salud.

sábado, 12 de abril de 2014

Axel, "'á la Néstor"


Eso que hace Axel de ir a enfrentar al FMI en la cara, como lo hizo con Repsol, o con Díaz Ferrán el de Marsans, es el tipo de cosas que hacía Néstor, reemplazando saco cruzado abierto por las patillas, y cuaderno con citas eruditas dichas en tono de barrio. Y además, sin olvidar que se bancó que lo escracharan en el buquebus, como Cristina que le tiraran huevos los matones del primo catamarqueño de Tenembaum.

Creo que eso es lo que le gusta a Cristina, que le recuerda a Néstor y a ella misma, la versión de "los jóvenes" que ella tanto pondera, por la que ella tanto apuesta.

Algunos siguen creyendo Scioli es su candidato, por el trato amable que le prodiga: a mi me parece que no, me parece que Cristina quiere a Scioli de oposición. O sea, Scioli es el tipo de oposición que ellos tanto buscaron, una centroderecha con la que se pueda tener un marco de convivencia y algunos acuerdos básicos.

Para mí, el candidato de la jefa es Axel, y eventualmente Uribarri, y eventualmente Randazzo. Y que Scioli vaya a la oposición, a disputar unas internas con Massa.

Algunos de ustedes pensaràn "Cristina no va a arriesgar a que el peronismo se divida y pierda".

Dos cosas:

1) El peronismo ya está dividido.

2) Lo más importante para mi: para Cristina LO MÀS IMPORTANTE es el modelo, y con Scioli, se puede conversar, pero el modelo se acaba, seguro.

Así es como lo veo yo, contaminado por supuesto por mis propios deseos.

Como les pasa a todos, ah, mentirosillos, que os conozco!!!

RH

sábado, 5 de abril de 2014

UN ÚNICO E INTERMINABLE LINCHAMIENTO

Un grupo furioso de individuos autodenominados "periodistas independientes" atacó salvajamente a Cristina Fernández de Kirchner, Boudou, De Vido y a otros participantes de la realidad en general, golpeándolos, maltratándolos, e intentando llevarlos a su muerte civil. No se descartan fines más ambiciosos.

Este nuevo ataque comenzó hace seis años, y, a pesar de su particular violencia y de sus innegables consecuencias en la vida pública, familiar y personal de los afectados, no ha merecido ninguna actuación por parte de miembros de la administración de Justicia o fuerzas de seguridad del Estado.

Por ahi no te gusta lo anterior. Pero es todo lo mismo.

La misma mano es la que señala. El grado de realización, es sólo cuestión de oportunidad.

jueves, 3 de abril de 2014

OTRA MANERA DE DECIRLO


La sociedad, esta parte, este lado, el urbano, "urbanizado", tiene que asumir que su cultura es una cultura ocupante -que no dominante, a su pesar.

Que para salir del "bucle melancólico" (concepto que me apropio de otro lado) tiene que afrontar ese hecho, y emprender un real, profundo mestizaje.

Que no basta con la buena voluntad, ni menos aún con el almabellismo.

Que hay que comenzar por reparar las propias conductas en aspectos que parecen secundarios pero extremadamente simbólicos.

No voy a dar ejemplos, si cada uno lo piensa, encontrará "la falla".

Estamos en el fin del mundo, y en una frontera cultural que debemos hacer porosa, fluida, si queremos en algún momento que esa frontera deje de estallar cada tanto en conflictos sangrientos de los que tanto sabemos y cuyas consecuencias padecemos de ambos lados, , en víctimas directas y en pobreza, sangre, corrupción, etc etc etc.

Los medios viven de ese estado de conflicto permanente, y lo alimentan, y engordan a su costa como la horrible garrapata del "Almohadón de plumas" de Quiroga.

Quizás sea, descarnadamente, el motivo más importante para que la Ley de Medios sea efectiva en sus consecuencias.

Hace un rato vi una foto de "Máxima" en la tapa de una revista, y sentí que ahí estaba una de las claves, que es de esas cosas que tenés delante de la nariz y, si bien te corre alguna sospecha por el espinazo, no te das cuenta que no es "como sí", sino que eso "ES".

Esto es: que Máxima haya alcanzado el rango de reina es, para esta sociedad situada en la frontera cultural, "la revancha", "la confirmación", la confirmación definitiva de "adónde pertenece" esta sociedad, la de este lado. Que Máxima sea hija de un cómplice activo de la dictadura no es secundario, sino, por el contrario, revelador de la verdad de esta sociedad ante la misma, que es, la dictadura como "embajada" y como fuerza disciplinadora, legítima, de la metrópolis de pertenencia.

O sea, no sólo no es contradictorio que Máxima sea hija de quién es y ostente el cargo que ostenta, sino, por el contrario, es totalmente coherente. Porque ¿qué es una monarquía sino una dictadura hereditaria con costumbres, pompa y circunstancia? Hay que mirar el curriculum de las monarquías desde sus orígenes, para ver en dónde asientan su fortuna y su poder para comprobar algo que en realidad, más obvio no puede ser.

Sólo que los medios están entremedio.

Ni que pensar, además, que las repúblicas nacen "contra" las monarquías, por lo que debería considerar las propia existencia de las mismas como un delito.

Pero esto ya es mucho pedir, por hoy.

Sociólogos, antropólogos, psicólogos, tienen mucho para decir y para trabajar.

Con los políticos tal vez en primer lugar, para ver cómo esto que tal vez pueda diagnosticarse "fácilmente", comience a encontrar un camino de salida.

De pacificación.

RH

miércoles, 2 de abril de 2014

LA GUERRA DEL FIN DEL MUNDO

Si la "inseguridad" te la producen "los negros", que traducido viene a ser "los otros", que traducido viene a ser "el enemigo", es que estás en una guerra, y si estás en una guerra... estamos en una guerra.

Yo creo que estamos en una guerra.

Creo que siempre estuvimos en una guerra.

Por decírtelo de una de las maneras posibles: en Pavón, batalla pardójica en la cual ganó quien perdió, o sea Mitre, nunca se firmó una paz, ni siquiera una tregua. En realidad, puede decirse que la batalla no terminó, nunca.

Quizás lo que ocurra sea que la batalla de Pavón siga, eterna.

Que la batalla de Pavón sea nuestro extremosureño agujero espacio-tenporal, como el de las pelis de ciencia-ficción, que va succionando, uno tras otro, todo intento de vertebración, de comprensión.

De paz.

El primer acto post- Pavón fue la masacre de Cañada De Gómez, en la cual el casi borgeano oriental Venancio Flores, sicario de Mitre, degolló a 400 tipos que encontró dormidos, de un ejército que se retiraba, que volvía a sus pueblos.

Eso...¿no podría ser catalogado como un "hecho de inseguridad", usando los baremos suyos?

Sólo de ahí, podrían, qué se yo, haber quedado ¿250, 300 viudas? ¿150 chicos sin padre? Chicos que más tarde o más temprano supieron quién y cómo habían matado a su padres.

¿Cuántas veces podrían repetirse esta cuenta en la historia argentina?

Poco después, hubo leva obligatoria para la guerra del Paraguay. Las provincias cuyanas se negaron a participar en esa guerra injusta. Entonces Mitre mandó a reprimir, a matar, a obligar. Se produjo una batalla, cuyo nombre no recuerdo ahora por ser ninguneada, y esa batalla fue la con mayor cantidad de contendientes que tuviera lugar en territorio argentino.

Una batalla cuyo único fin fue obligar a un pueblo a verter sangre de otro pueblo en nombre intereses totalmente ajenos, mezquinos.

Ganaron los mitristas, naturalmente.

Y la batalla de Pavón siguió abierta, y los que perdieron siguieron ganando.

Y siguieron matando.

Y penetraron profundamente en el territorio, cercaron, y comenzaron a absorber los recursos rumbo a los puertos., a ultramar, a las metrópolis ávidas, sedientas, cruelmente hipócritas en su civilidad.

Las ciudades aspiradora estaban en marcha, y las eternas víctimas de Pavón, de Cañada de Gómez, fueron y van detrás de los recursos esquilmados, y se hacinan a los bordes de las ciudades depredadoras, desesperados, a veces odiando a quien nunca dejó de tratarlos de enemigos. Buscando las migajas de lo que a las aspiradoras les sobre. Tomando por la fuerza como manifestación última de su postración de grupo humano despedazado, exterminado por su otredad.

Y Pavón siguió abierta, y mató en la Semana Trágica, y mató en la Patagonia Rebelde, y mató en el bombardeo de la Plaza de Mayo, y en las dictaduras.

Hoy comenzó a matar en los linchamientos.

No es "justicia por mano propia". No hay "mano propia" en una multitud. Y no hay justicia sin juicio.

Esa multitud sigue el dictado de Pavón, de la guerra interminable.

Del enemigo que te da miedo, del que estás esperando que te dé una excusa para degollarlo dormido.

Desde el comienzo de la batalla de Pavón, los mercaderes del terror sembraron los sueños de los habitantes de estos suelos de pesadillas. De excusas para seguir degollando.

La guerra del fin del mundo entró en otra fase. Entra en otra etapa similar a la de la "conquista del Desierto"; en que "el indio" fue denigrado, sus incursiones, exageradas, y finalmente, exterminados hasta que apenas quedó testimonio de su paso por esta tierra.

Crear el clima de zozobra, de pánico, y después conquistar, arrasar, tomar esos territorios.

En nombre de la civilización.

Esa que te da "seguridad".
RH