sábado, 23 de abril de 2016

ESTO ES UN FUNERAL Y HAY QUE VIVIRLO COMO TAL

Esta vez sí tenemos que encontrar la manera de que lo que acaban de entregar les caiga a ellos solitos.
Encontrar la manera de independizarnos.
Es la única forma de salir de la eterna repetición.
Abrir la reflexión sobre cómo alcanzar ese objetivo, casi imposible... pero sólo casi.
Imaginarnos que acaba de asolarnos un terremoto, un volcán, un tsunami, y tenemos que empezar de cero.
De cero. Un nuevo sistema educativo, propio. Que asegure que las próximas generaciones no puedan ser llevadas al matadero con engaños.
Una economía solidaria por fuera de este sistema, e intransigente con quienes nos han entregado. Ser intransigente en ese sentido: cada vez que se compra en Coto, se compra un Fiat, se paga una cuota de Cablevisión se pone otro ladrillo en la perpetuación de esta calamidad de proporciones bíblicas.
Este país, el nuestro, acaba de ser destruido, y sustituido por maquetas imaginarias que simulan otras ciudades del imperio, con sus leyendas en inglés, su mediocridad rampante.
Debajo de las maquetas, pululan la miseria y un potencial de violencia creciente.
HAY QUE SALIR DE ELLAS.De ese corsé espiritual. Que sean sólo suyas
Esto es un funeral, y hay que vivirlo como tal. Llorar, entender que a partir de ahora la vida es completamente diferente, pero sigue.
Hagamos lo que hagamos, la vida sigue.
Podemos hacer que esta vez sea diferente

RH

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ESTÁ HABILITADA LA MODERACIÓN DE COMENTARIOS.