miércoles, 18 de junio de 2014

MEGACANJE: EL ÚLTIMO ACTO DE LA DICTADURA

Despojándose de toda pasión, la cosa puede resumirse de la siguiente manera:

1) Hay unos papeles que dicen "páguese al portador de este papel la cantidad de XXXX las fechas tal tal y tal, y en el año tal, el valor nominal del bono. Si no se pagan, la jurisdicción en donde deberán ser presentados para reclamar su cobro es en el juzgado tal de Nueva York."

Estos papeles están firmados por funcionarios del Gobierno argentino y por intermediarios financieros.

Ése es un hecho irrefutable.

Firmados. Jurisdicción de Nueva York

2) Esos papeles son al portador. CUALQUIERA LOS PUEDE TENER Y LLEVAR AL COBRO EN CUALQUIER MOMENTO. No importa que estén defaulteados.

3)Hay unos señores que consiguen esos papeles de la forma que sea. LEGALMENTE. Porque esto es lo importante. Todo es LEGAL. De eso se trata todo el asunto.

¿Cómo es esto? ¿Cómo es que un 92% aceptó el canje y “estos no”? No, esto no es así. Esto no ocurrió. “Estos” compraron después del primer canje, el del 75%, y compraron a chirolas con la intención de hacer lo que están haciendo, y con grandes posibilidades de ganar todo, o mucho.

Y cómo es eso.

Si el resto no hubiera entrado en el canje, sus posibilidades de cobro eran mucho menores, no hubiera habido plata para pagarles. JUSTAMENTE su apuesta es que, cuando el resto hubiera aflojado y hubiera firmado el canje con quita, conseguir lo que dice el papel, LO QUE DICE LA LEY, pudiendo decirle al juez “el deudor TIENE LA PLATA, MIRE”.

Que después se produzca un “efecto cascada” a ellos les trae sin cuidado, ELLOS YA TIENEN SU SENTENCIA. El resto tendría que ponerse a litigar de nuevo, son el 92%, no habría plata para pagarles.

Lo que hacen los fondos buitre es “encontrarse billetes de lotería premiados”. Se van a la ventanilla a cobrar.

Ahora bien, vos estás leyendo esto y por ahí me estás puteando.

Lo que quiero es que nos centremos.

La jefa lo dijo: ella sabía que terminaba así.

Yo creo que, más allá de cómo se arreglen las cosas para pagar los bonos canjeados, eso seguirá siendo un parche.

Para mí, frente a esta sentencia TOTAL Y ABSOLUTAMENTE COHERENTE, LEGAL Y “JUSTA” porque se limita a leer lo que dicen los bonos y hacer cumplir lo pactado, lo que hay que obtener es una sentencia que demuestre que esos bonos fueron producto de la ilegalidad, del chantaje y que además al aceptar la jurisdicción extranjera están violando la Constitución.

Y obtenida esa sentencia, contradictoria con la del tribunal de Nueva York, que se dirima en La Haya, o donde se ventilen estas cuestiones jurisdiccionales. Y AHÍ SÍ tendrá sentido y peso todo lo que pueda exponerse a propósito de las cuestiones sistémicas de la sentencia de Nueva York

Eso es lo que hay que conseguir.

Y DEBERÍA SER POSIBLE.

Porque ¿sabés que pasa?

EL MEGACANJE FUE EL ÚLTIMO ACTO DE LA DICTADURA.

Está tan claro, que la pregunta de “¿Cómo pudo el gobierno de ese entonces aceptar esas condiciones imposibles de cumplir más que con la miseria y el hambre, y aún así?” se responde con la escena que relata Lidia Papaleo sobre su “entrevista” con Magnetto: “si valora su vida y la de su hija”….

Hace unos años se decretó el fin de la impunidad de los crímenes de la dictadura. Cuando parecía imposible.

Ese acontecimiento ha marcado un antes y un después PARA EL MUNDO.

Es posible, ES OBLIGATORIO darle continuidad decretando el fin de la impunidad para los crímenes económicos perpetrados bajo el paraguas del sistema económico impuesto a sangre y fuego por la dictadura.

Y HAY QUE HACERLO CON UNA SENTENCIA JUDICIAL.

Esas que tienen un valor casi mágico en el mundo neoliberal.

Para mí, ahí está la cuestión, el nudo, el meollo.

AHÍ.

RH

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ESTÁ HABILITADA LA MODERACIÓN DE COMENTARIOS.