martes, 22 de septiembre de 2015

CLIENTELISMO Y NEOLIBERALISMO


Llevadas estas "ideas" al paroxismo, todo buen gobierno del mundo puede ser acusado de clientelismo, esto es, de "hacer lo que hace de bueno para que lo voten".

Y ahí entendemos el verdadero espíritu del (neo)liberalismo: 

...para que un gobierno sea "bueno de verdad", tienen que haber perjudicados, perdedores. Eso, según el (neo)liberalismo sería prueba de excelencia, de que "las cosas son como deben ser". Méritos, merecimientos. Incluso las trampas que hacen continuamente son prueba de que "ellos son los mejor preparados". Y, al contrario, que lo que hace un Gobierno a favor de su sociedad es sí o sí clientelismo, desvía recursos a "los que no lo merecen" respecto de los que tienen las dos manos preparadas para agarrarlos y llevárselos.

O sea, los Gobiernos que practican el bien, lo hacen "para que los quieran".

Qué tontería. Este es un mundo cruel, en el que nadie quiere nadie.

¿No Mauri? 



RH

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ESTÁ HABILITADA LA MODERACIÓN DE COMENTARIOS.