domingo, 28 de septiembre de 2014

AFINEMOS: NO SON BUITRES, SON EL ÉBOLA FINANCIERO

Y me explico. Los buiitres, el bicho, esperan a que un animal muera por la causa que sea, por un depredador, por una enfermedad (que es un depredador microscópico), por un alud, terremoto, accidente; y ya muerto y cuando el depredador haya acabado se comen LO QUE QUEDA. Puede que en algún caso vayan y patoteen al depredador, pero lo que va a ser comido ya crepó.

Ningún buitre encuentra un cadáver, lo agarra y se va a la casa del muerto a comerse a los familiares y a exigir que todos los descendientes sigan entregando sus carnes al vultúrido, porque eso significaría el fin de esa familia de víctimas y en un plazo bastante corto, del propio buitre.

Ese tipo de comportamientos lo tienen los virus, y, cuando se trata de uno particularmente agresivo, y se descontrola, enferma y mata a miles, millones de personas.

Es lo que pasa con el Ébola.

Es lo que se está incubando en un oscuro juzgado de Nueva York.

Esto no es anecdótico: es importante para enfrentar la infección.

Tanto se parecen a los virus que todas esas maniobras mediáticas que se mandan, esas interferencias variadas como lo de American Airlines, lo de la imprenta o lo de Iron mountain mismamente son el mismo tipo de cosas que hacen los virus para entrar en las células, interfiriendo en sus comunicaciones, e induciendo a éstas a que se comporten como alojamiento y reproductor del propio virus, saltando de una a otra y dejando millones de células muertas tras de sí, hasta que todo el organismo sucumbe.

Perú, el Congo fueron vícitmas de esas infecciones, a nivel de gripe fuerte.

El virus mutó a esto que vemos.

Que para reproducirse aspira a TODAS nuestras células.

FONDOS ÉBOLA.

Esos es lo que ya son.

Hay que aislarlos.

A ver si conseguimos curarnos.

RH

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ESTÁ HABILITADA LA MODERACIÓN DE COMENTARIOS.