viernes, 17 de octubre de 2014

A NO CONFUNDIRSE: CASI SIEMPRE LOS "POLÍTICOS LADRONES" SON EMPRESARIOS LADRONES

Esto que refiero pasa en España, pero es trasladable a cualquier parte del mundo, y así debe ser leído, entre otras cosas porque uno de sus protagonistas fue director del FMI.

Hablamos de Rodrigo Rato.

Resulta ser que "descubrieron" ahora que los directivos de Bankia, lo que fuera Cajamadrid, (una caja de ahorros fuertísima cuyos dueños son los municipios y sus ahorristas), entre ellos Rato, tuvieron unas tarjetas de crédito con las cuales se gastaron millones y millones de euros en viajes, pilchas, chupi, joda.

Blesa, el presidente, gastó 16 millones de euros con "el plástico", Rato, "sólo 3". Multiplíquese por 1,3 más o menos, y tendrá veintipico de palos verdes por un lado, 4 por el otro.

Gran escándalo, la corrupción de los políticos, revisar las cuentas, esto no da para más, etc.

Sísí.

Peeeero. La familia Rato fue dueña de una cadena de radios, la cadena Rato, que se fundió. Fue dueña de La Casera, un agua edulcorada que tomó el 90% de los españoles durante 50 años, sola o con vino o con cerveza (los españoles no toman vino con soda, toman vino con "gaseosa", que es el genérico de "La Casera", lo que conocemos como gaseosas como la Coca Cola se llama refresco), decía, fue dueña de la Casera y... la fundieron, que tiene mérito, un producto infalible, con altibajos, pero infalible...

Y "se hizo político" en Alianza Popular, el partido postfranquista -neo es muy gracioso para algo tan retrógrado-, y terminó siendo el ministro de Economía de Aznar, "exitoso como Cavallo", o sea, privatizaron todo lo que había, computaron como haber los ingresos de dinero sin computar en el debe la pérdida de ingresos posteriores y de patrimonio. Lo normal, vamos.

En el 2004 Aznar decide retirarse invicto de la mano de Murdoch, el Magnetto del mundo (dueño de Fox por ejemplo) y se toma un tiempo para decidir su sucesor; mantiene la incógnita teniendoel nombre del mismo anotado en su cuaderno de tapas azules -lo cual me producía una gran congoja puesto que el cuaderno de tapas azules era donde Adán Buenosayres acumulaba su vida- y finalmente optó por Rajoy en lugar del número puesto Rato. Rajoy pierde con Zapatero, la mayoría cree que por lo de Atocha, yo la verdad es que no estoy tan seguro pero da lo mismo y en cualquier caso después de años promisorios en muchos aspectos Zapatero terminó binnerizado y la sociedad española sodomiaznarizada (o sea, sin ninguna posibilidad de disfrute); y Rato "termina" siendo director del FMI. Y termina echado. Y terminan pasándole factura por lo de las tarjetas.

Y yo le digo zitarrosamente que sí pero que no pero que sí pero quien sabe.

Porque efectivamente Blesa y Rato y el resto de los directivos se gastaron "la plata de sus impuestos", o de sus ahorros, refiriéndome a los ahorristas madrileños por nacimiento o por opción capitalista.

Pero como se trata de una entidad semipública, es que los políticos son corruptos.

Pero no veo a nadie preguntando por las tarjetas de crédito de los directivos del banco de Santander, o del BBVA, o de BoNY.

Ah, pero son empresas privadas.

¿Ah, sí?

Los Botín, "dueños del Santander", por ahi son dueños del 5, 10% del Santander. El resto lo fueron vendiendo a fondos de inversión o a ahorristas directamente para "repartirles beneficios a fin de año".

Siguen "siendo dueños" porque las acciones que vendieron tienen menos derechos de voto, de veto, de vigilancia.

Pero manejan la plata de miles, tal vez millones de individuos, y seguro pero seguro pero seguro que sus tarjetas de crédito multiplican varias veces lo que hablábamos arriba.

Y no es "su plata". Hacen cualquiera, y después, de lo que sobra, reparten beneficios.

Se compran un cuadro de Cezanne por 200 millones de euros por ahi. O esos Lamborghini que andan por ahí (ahí es en las fotos).

Porque alguien se los compra, sí los futbolistas también, a los cuales... ¿quién les paga?

OJO. No estoy defendiendo a Rato.

De lo que quiero avisar es contra la antipolítica. Avisar que el gran curro de la política viene cuando los empresarios se meten en la política.

Que se meten porque desde ahí pueden acceder a la llave de la gran caja. La de las obras públicas, de los metrobuses, de los planes Sarmiento, de los adoquines desaparecidos y una lista que nunca se acaba.

No es la política.

Es su doble tenebroso.

RH

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ESTÁ HABILITADA LA MODERACIÓN DE COMENTARIOS.