jueves, 30 de octubre de 2014

LA "REPÚBLICA" Y LAS MAFIAS

Si hay algo que ha favorecido a la implantación, desarrollo y auge de las mafias policiales, judiciales y económicas en este país es el "republicanismo".

Ese que insiste taaanto en que no puede haber reelección, que el Poder Judicial "debe ser independiente", el Banco Central "debe ser independiente", el Poder Legislativo incluso "debe ser independiente" del Poder Ejecutivo -esto es, votar en contra de sus iniciativas-.

Esa melancolía republicana te miente en la mismísima jeta, el país del que lagrimean y quieren hacerte extrañar a vos NO EXISTIÓ.

Nunca.

Existieron las invasiones inglesas como hecho constitutivo de la nacionalidad, el núcleo primigenio de todas las melancolías, y los sucesivos escalones, la Revolución de Mayo y todos los fracasos, uno tras otro, hasta llegar a la gran herida abierta, Pavón, batalla inconclusa que representa como ningún otro (no)acontecimiento el eterno preparto de nuestra nacionalidad.

No hubo nunca esa república soñada. Hubo una sucesión de sueños soñados, pero sobre todo sueños declamados, que no coincidían ni por asomo con los primeros, con los soñados.

Siempre el poder político absolutamente funcional al poder económico, éste último apenas un dedo de una mano de las necesidades de las metrópolis.

Y la no reelección como símbolo de la imposibilidad de dar continuidad a proyectos políticos a largo plazo, del signo que fueran.

Verso lo de la "alternancia democrática". Resulta imposible hacer frente a las mafias que se van enquistando, que no tienen "alternancia democrática", si cada pocos años el que quiso hacer frente a alguna tuvo que aprender de cero y cuando comenzó a saber, ah, la alternancia democrática, y viene cualquiera "y deroga todo", sin saber que no está decidiendo, que está "siendo decidido" por las mafias que, apenas derogado todo lo echarán a la basura dellarrúamente, porque a las mafias les gusta además la pelea, la necesitan como afirmación, como demostración de poder.

Todo lo malo que pasa en este país es provocado, es adrede, y se explica por las mafias, son hechos mafiosos, los pibes muertos, los maestros muertos, los muertos en el transporte público, y la muerte que nos auguran si llegan a agarrar la manija.

Y la inflación es un hecho mafioso, y el dólar bluuuu es un hecho mafioso, con su galopada fomentada desde los soplos de las mafias enquistadas en el Central, y las mafias que te sacan la soja y el trigo al Paraguay o a bolsas con "producto de Paraguay" al casi rosarino puerto de San Lorenzo, y las mafias que te sacan el petróleo delante de la nariz de todo el mundo.

Y los buitres, el colmo de las mafias, la mafia extreme.

Y es así porque antes no hubo Néstores y Cristinas, que pudieron estirar un poco los plazos y construir apenas unas barricadas para parar un poco la marea mafiosa y empezar a construir Estado y Nación y Sociedad.

Se consiguieron esos 12 años que pudieron haber sido 16, y pudieron apenas rascar la superficie, herir un poco el duro cuero republicomafioso.

Y sale pus, y hediondez tremenda.

Y gritan de dolor las mafias y sus republicanos portavoces, y se revuelven con furia tremenda.

Y la pura verdad es que se pudo hacer algo porque tuvimos 12 años.

¡Y todo lo que falta!

Creo, de verdad, que alguien muy cercano tiene que ser quien suceda. Que NO ES Scioli, que no sé si es Randazzo, que no sé si es Urribarri.

Quien continúe tiene que "ser" Néstor y Cristina, saber lo que Néstor y Cristina saben, sienten, conocen.

APRENDIERON.

En carne propia.

Con el precio, incluso, de la vida de Néstor.

Eso sólo puede saberse habiéndolo vivido, en primera línea.

Sino todo muy lindo, bellas palabras de continuar lo bueno etc, pero en el cortísimo plazo comienzan las concesiones, las "rectificaciones", "el consenso", y la "república" vuelve a transfomarse en lo que es: un estado de continua tensión el cual las mafias se disputan por los tesoros y por los despojos, en un obsceno carnaval que culmina en brindis para pocos y desgracia, terrible desgracia para las mayorías que a duras penas se han ido levantando estos 12 años.

Tiene que haber continuidad, tiene que cambiarse la Constitución, tiene que irse a un sistema verdaderamente representativo en el cual la sociedad pueda elegir a quien quiera, las veces que quiera.

Así como Ratazzi reina en Fiat desde siempre, y los Macri, y los Techines y Pérez Compancs y Soldatis, y eternos Moyanos y Venegas, y Magnettos.

Y Carrió, eternamente en Punta del Este en casa de amigos, sin que a nadie se le ocurre preguntar por lo dadivoso de esas invitaciones.

RH

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ESTÁ HABILITADA LA MODERACIÓN DE COMENTARIOS.